BLOG

Yo digo sí a ser dueña de mi cuerpo

Yo digo sí a ser dueña de mi cuerpo

La muestra más evidente de la discriminación de la mujer en la especie humana está en la sexualidad, desde dos ópticas distintas pero relacionadas. La primera centrada en la procreación; la segunda, en el placer y la libertad. La sexualidad ha estado siempre escondida debajo de las alfombras de la sociedad, como un espacio oscuro y peligroso que no debe, en ningún caso, formar parte de nuestra vida pública. Romper la vinculación de sexo y procreación, empoderar a las mujeres para que decidan cuándo y con quién quieren tener hijos/as, ha sido la gran batalla que ha librado y tiene que seguir haciendo el movimiento feminista. Aun hoy, en nuestro país, la educación sexual es un tema de confrontación entre los movimientos ultraconservadores y las visiones más equitativas y progresistas de la sociedad.

El patriarcado, una ideología de género basada en la desigualdad y la explotación de la mujer, continúa limitando el derecho de las mujeres sobre su propio cuerpo, como si tuviese que seguir siendo tutelada y como si la procreación fuese cuestión de Estado. La mujer como una máquina de parir, de dar hijos/as. La contracepción sigue siendo una cuestión que la sociedad elude con el silencio. Baste recordar el agrio debate sobre la “píldora del día después” o las presiones que los grupos “antiabortistas” siguen ejerciendo a las mujeres que deciden interrumpir su embarazo. No hace mucho, ante el “meme” de “La España vaciada”, el descenso de la natalidad en nuestro país y la necesidad económica de incrementar la población para fortalecer nuestra economía, se planteaba la urgencia en recuperar la tasa de nacimientos (utilizar a la mujer como máquina reproductiva) frente a otras alternativas, como la política migratoria.

¿Y el sexo, la mujer y el placer? La visión patriarcal del sexo niega a la mujer un papel igualitario. Recibe el placer del hombre y es estigmatizada si vive el sexo, con la misma perspectiva que el hombre, como un territorio de placer sin afecto. La pornografía, una aberrante combinación de negocio, represión e hipocresía, refuerza este mensaje de manera insistente. Mujeres como objetos, sin afectividad, sin humanidad al tiempo que subrayan los símbolos patriarcales, con grandes penes y escenografías de dominación, control y violencia.

Sexo y mujer, sexo y libertad y sexo y sociedad igualitaria es un territorio de lucha amplio y complejo. A continuación compartimos unos links para visualizar esas múltiples perspectivas de lo que, aún hoy, sigue siendo la asignatura pendiente de la sociedad.

Por una educación sexual imprescindible (Coordinadora Feminista. Federación Estatal de Organizaciones Feministas)
http://www.feministas.org/ por...sexual.html

Feministas reclaman “urgentemente” más educación sexual y reproductiva ante el aumento de los abortos (El Economista)
https://www.eleconomista.es/...abortos.html

Es más urgente enseñar Educación Sexual que Matemáticas o Lengua (Entrevista a Octavio Salazar en Woman)
https://www.woman.es/...-wetoo

De 70 embarazos de alumnas a 0 (Una visión del compromiso y la acción del profesor colombiano Luis Miguel Bermúdez en Colombia)
https://elpais.com/....html

La despenalización de los anticonceptivos en España (Crónica histórica recogida en el Diario ABC y Cadena Ser)
https://cadenaser.com/....html
  • Text Hover